Clínia de Periodòncia i Cirurgia d'Implants. Dra. Jorgina Estany

Periodoncia

La enfermedad periodontal es una infección debida a la acumulación de bacterias en las superficies dentales que producen la destrucción de los tejidos de soporte de los dientes.

Los síntomas son sangrado de las encías, movilidad dental, mal sabor de boca o mal aliento, sensibilidad al frío, dientes más largos y descalciados, espacios negros interdentales y, a veces, dolor y supuración.

El tratamiento que ofrecemos a nuestros pacientes se basa en la desinfección gingival, la eliminación de las bacterias con el cepillado radicular, el control de higiene oral y, si es necesario, la cirugía.

ETIOLOGÍA
La placa dental es un cúmulo de varias especies de bacterias, glicoproteínas y otras sustancias que provienen de la saliva. Al ir pasando las horas, la placa se organiza alrededor de los dientes y, si no se cepilla bien, empieza a calcificar. A los pocos días se forma el cálculo o sarro dental que progresivamente se puede ir recubriendo de más placa y aumentar su tamaño.

Posteriormente, las bacterias de la placa dental empiezan a afectar a las encías. Éstas se hinchan, se vuelven rojas, sensibles y sangran en el momento del cepillado; aparece la llamada gingivitis, enfermedad que no acostumbra a doler.

ENFERMEDAD PERIODONTAL
La enfermedad periodontal es una infección debida a la acumulación de bacterias dentales que producen la destrucción de los tejidos de soporte de los dientes.

Con el tiempo, la encía inflamada se desune del diente y la hinchazón progresa en profundidad, produciendo las bolsas periodontales. Aquí, los filamentos del cepillo de dientes y dentífricos no tienen acceso y las bacterias se multiplican. Finalmente afecta al hueso. Éste se irá reabsorbiendo, y como consecuencia de la reducción del soporte dental, empezarán a descalciarse los dientes. Todo esto constituye lo que se llama la enfermedad periodontal, también llamada piorrea, que termina ocasionando la pérdida de los dientes si no se trata a tiempo.

Los síntomas más frecuentes son el sangrado de las encías, la movilidad dental, el mal sabor de boca o mal aliento, la sensibilidad al frío, los dientes más largos y descalciados, los espacios negros interdentales y, a veces, también produce dolor y supuración.

Existen diferentes factores que pueden favorecer el desarrollo más rápido de la enfermedad periodontal. Entre ellos cabe destacar la sobrecarga durante la masticación, el rechinamiento de los dientes durante el sueño, la predisposición hereditaria (antecedentes familiares), los desequilibrios hormonales (diabetes, embarazo, osteoporosis, etc.), las enfermedades infecciosas o inmunitarias que bajan las defensas, los medicamentos (por problemas del corazón o tensión alta, trasplantes, etc.) y también, no hay que olvidarlo, los hábitos tóxicos (tabaquismo y/o drogas) y el estrés.

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD PERIODONTAL
En la primera visita, el periodoncista (dentista especializado en las encías) realizará un minucioso estudio mediante un sondeo y un estudio radiológico diente por diente. El objetivo de este estudio es conocer el estado de la enfermedad periodontal y servir de punto de referencia para su seguimiento posterior. Nosotros, como consulta especializada en este campo, utilizamos la sonda electrónica Florida, la radiología digital y el estudio microbiológico.

El tratamiento inicial consiste en la desinflamación y desinfección de la encía con el cepillado para eliminar las bacterias y los cálculos acumulados en la superficie del diente y bajo el margen de las encías. Esta técnica se efectúa dentro del gabinete dental por parte del dentista o de la auxiliar especializada (higienista), puede requerir anestesia y varias sesiones y debe ir acompañada de un cepillado en casa muy meticuloso.

En un estado más avanzado de la enfermedad, es posible que después de los raspados persistan bolsas profundas o deformidades de la encía. Entonces, éstas deben eliminarse con cirugía para evitar la reinfección y la progresión de la enfermedad periodontal. Existen también otros tratamientos que pueden ser necesarios en relación con la naturaleza del problema periodontal: técnicas de regeneración ósea, alargamiento de corona, injertos en retracciones localizadas de la encía o, incluso, colocación de implantes para sustituir dientes muy dañados o ausentes.

En todos los casos, una vez frenada la enfermedad, el paciente deberá ser visitado posteriormente de forma periódica. Esta profilaxis periódica (cada 3, 4 o 6 meses) juntamente con una buena higiene son imprescindibles para mantener el resultado logrado después del tratamiento y gozar de una boca sana durante mucho tiempo.

Cirugía periodontal

Técnicas quirúrgicas que realizamos:

  • Cirugía para desbridamiento y eliminación de bolsas residuales.
  • Cirugía plástica periodontal para corrección de los defectos gingivales: injertos para aumentar la encía y cubrir las raíces al descubierto (autotrasplante de encía, alloderm®,...), corrección de asimetrías y sonrisa gingival, coloraciones melánicas, etc.
  • Corrección de los defectos óseos con técnicas de regeneración ósea (injertos óseos, membranas, emdogain®, etc.) u osteotomía y osteoplastia.
  • Cirugía preprotésica con alargamiento de corona, corrección de asimetrías y sonrisa gingival, etc.
  • Extracción atraumática con preservación de cresta para evitar atrofias y poder poner implantes inmediatos o diferidos.
  • Extracción de dientes incluidos y muelas del juicio.
  • Cirugía para colocación de implantes, aumento de cresta, aumento de seno, implantes inmediatos, etc.

Siempre que la técnica lo permita, se realiza microcirugía y/o cirugía mínimamente invasiva a fin de mejorar al máximo la estética y reducir el postoperatorio. Además, cualquiera de estas técnicas se puede realizar con sedación.

RELACIÓN DE LA ENFERMEDAD PERIODONTAL CON OTRAS PATOLOGÍAS
La salud de la boca influye en la salud del cuerpo. En particular, las infecciones de la encía, además de poder producir la pérdida de los dientes, afectan también al resto del organismo.

Así, por ejemplo, las bacterias que producen la infección gingival pueden provocar infecciones a distancia en otros órganos como puede ser el corazón. En este caso, las bacterias, junto con los productos inflamatorios, influyen en la formación de las placas de arteriosclerosis que obstruyen las arterias y aumentan así el riesgo de sufrir una isquemia coronaria y un infarto de corazón, o bien una isquemia cerebral y un infarto cerebral (apoplejía). Algunos factores de riesgo comunes de la patología coronaria y la enfermedad periodontal son el tabaco, la diabetes, el estrés, etc.

En cuanto a la diabetes, las personas que sufren esta enfermedad tienen una mayor predisposición a tener una infección de las encías y, a veces esta infección dificulta el control de la glucosa en sangre. De aquí la importancia de que los diabéticos se hagan revisiones dentales de manera periódica.

Las encías son muy sensibles a los cambios hormonales. Así, durante el embarazo existe  una mayor predisposición al sangrado de las encías debido al aumento de la progesterona y los estrógenos que incrementan el flujo sanguíneo y agravan la inflamación que produce la placa bacteriana. 

A partir del primer trimestre es muy común que las encías muestren una apariencia enrojecida y que, a veces, sangren después del cepillado: es lo que se conoce como gingivitis del embarazo. Este enrojecimiento se debe a que el pH de la saliva ahora es más ácido y hace que ésta pierda parte de su efecto bactericida. En el segundo y tercer trimestre es frecuente observar gingivitis con inflamación y sangrado incluso espontáneo. Si la gingivitis no se controla, puede evolucionar en una periodontitis y destruir el hueso y los tejidos que sostienen los dientes.

Además, durante el último trimestre del embarazo, los niveles altos de prostaglandinas pueden desencadenar un parto pretérmino. Varios estudios han demostrado que las mujeres embarazadas que sufren esta patología tienen un riesgo más alto (hasta un 5.2 % más respecto a las mujeres sanas) de tener un parto prematuro o de concebir un bebé con bajo peso. Otra complicación bucal que puede aparecer en mujeres embarazadas es el llamado granuloma piogénico o épulis del embarazo. Éste suele iniciarse entre el cuarto y el sexto mes de embarazo y es una tumoración gingival en forma de hongo que sangra con mucha facilidad pero que no es grave, y casi siempre desaparece sólo después del parto. En su tratamiento es básica la desinfección de las encías por parte del especialista.

Por último, pero no por ello menos importante, cabe resaltar que el tabaco agrava la enfermedad periodontal, ya que las personas fumadoras desarrollan este tipo de enfermedades de manera más agresiva y, a la vez, responden peor al tratamiento. Igualmente, en las personas con este hábito, los implantes tienen más dificultad para integrarse en el hueso. 

 

  • Sonda electrònica Florida®
  • Gingivitis
  • Periodontitis inicial
  • Periodontitis moderada
  • Periodontitis
Clínica Estany © 2017